Wallaby albino en Temaikèn

Tras esperar los 33 días de gestación y 4 meses que el wallaby pasó en el marsupio de su mamá, los cuidadores del Bioparque Temaikèn descubrieron que el nuevo miembro era albino.

Sus padres llegaron al bioparque desde República Checa en mayo de 2011, y poco tiempo después demostraron una excelente adaptación cuando se descubrió que la familia se agrandaba. La pequeña cría de esta especie originaria de Australia y la isla de Tasmania, resultó ser albina, condición genética causada por la incapacidad de producir melanina, lo que permite la coloración normal de la piel, ojos y pelos.


Es una hembra y aunque aún mama dentro del marsupio, el pequeño ejemplar ya comenzó a asomarse fuera de la bolsa y alimentarse de las hojas y hierbas que están a su alcance. Por el momento, todos los cuidados necesarios se los aporta la madre sin necesidad de intervención de los cuidadores. NOTAS BREVES en LA REVISTA

Entradas populares