Ir al contenido principal

Destacados

Nombramientos en parroquias de la diócesis de Zárate-Campana

El obispo de Zárate-Campana, monseñor Pedro María Laxague, efectuó diversos nombramientos en varias parroquias de la diócesis, entre ellos, tres párrocos y tres vicarios parroquiales.
El obispo de Zárate-Campana, monseñor Pedro María Laxague, efectuó nombramientos en seis parroquias de diversas localidades de la diócesis: Campana, Escobar y Pilar. Los designados en esas parroquias son los siguientes presbíteros:
Presbítero Edgardo Galuppo, párroco de Nuestra Señora de Luján y Santos Apóstoles Pedro y Pablo, de la ciudad de Campana, continuando con su cargo en la rectoría Santa Bárbara.

Presbítero Ariel Guzmán, párroco en San Antonio de Padua, de Ingeniero Maschwitz, Belén de Escobar.

Presbítero Jonatan Sfardini, párroco en San Vicente de Paul, del barrio Ariel del Plata, en la ciudad de Campana.

Presbítero Alberto Evangelista, vicario parroquial en San Antonio de Padua, de Presidente Derqui, Pilar.

Presbítero Gustavo Parodi, vicario parroquial en Nuestra Señora del Pilar, Pilar.

GRAN JORNADA SOLIDARIA EN LAMBARÉ

El sábado se llevó adelante un evento con gran concurrencia en la plaza Lambaré, ubicada sobre la calle homónima y Carriego, con el fin de recaudar fondos para instituciones de la zona. Shows artísticos, gran cantidad de vecinos e instituciones se sumaron a esta movida solidaria, organizada por “La razón de mi vida”.

“Vinieron del mercado de los bolivianos y nos trajeron fruta para repartir con las familias, estuvo Iris Mora con su ballet, la murga Alma Murguera de Lambaré, Santiaguito, manzaneras de Maschwitz, fue un éxito”, contó Claudio Maciel, secretario de la institución, a El Diario de Escobar. Junto a Liliana Correa, presidente, trabajaron arduamente para organizar esta movida.




“Levantando banderas, festival cultural para toda la familia”, fue el eslogan elegido para la ocasión. Los organizadores calculan que acudieron alrededor de mil espectadores a la “placita” de Lambaré, aprovechando el buen clima y las ganas de colaborar (la entrada era un alimento no perecedero o ropa, juguetes, etc.) más las ganas de pasar un buen momento entre familias.
El evento se realizó con el fin de ayudar a los merenderos Be-Tel y la Razón de mi vida, de los barrios Doña Justa y Lambaré.
Fuente: El Diario
NOTAS BREVES en LA REVISTA

Entradas populares